Quintero es una comuna costera perteneciente a la provincia de Valparaíso, región de Valparaíso y debe su nombre, de acuerdo a la tradición y algunos historiadores, a la llegada a su bahía  de la pequeña Nao "Santiaguillo", comandada por el joven piloto andaluz Alonso De Quintero​, cuya misión era apoyar y abastecer por mar la expedición del descubridor Diego de Almagro, que viajaba por tierra. Hecho ocurrido a mediados de agosto de 1536.

En esa época, los marinos españoles confeccionaban cartas de navegación en su reconocimiento de las costas,  y eso es lo que hace  don Alonso de esta bahía,  quedando oficialmente consignada para la Real Armada Española como la "Bahía de Quintero".

Sus habitantes originarios se remontan a bandas conocidas como “los hombres de los conchales”, posteriormente entre el 860 a. C. al 800 d.C. viven en todo el área  los grupos que forman la  Cultura Bato y sus descendientes las familias que  son parte de la Cultura Aconcagua entre el 900 al 1536, ambos grupos se destacaron por su alfarería, por vivir cerca de los cursos de ríos, esteros o cerca del océano, entre otras características.

La bahía de Quintero, cerrada y con forma de herradura, protegida del viento Sur, adyacente a zonas con agua fresca y pura de esteros y cercana al río Aconcagua, con bastante madera en las cercanías, abundantes productos del mar y animales de caza, la hicieron un paso obligado de abastecimiento y resguardo de Corsarios que asolaban las costas americanas, como Drake, Cavendish, Spilbergen.
Durante los siguientes años Quintero prosperó en la agricultura y ganadería, pero no se  utiliza como puerto, los primeros en hacerlo fueron los sacerdotes jesuitas quienes sacaron por Quintero la producción de sus haciendas del sector; a inicios del siglo XVII la estancia estaba en posesión de don Simón Díaz Hidalgo, en su calidad de encomendero.

En el siglo XIX, la presencia del vicealmirante, Lord Thomas Cochrane, quien adquiere en 1820 las haciendas de Quintero y Valle Alegre, parece que traería un gran porvenir para la zona, pero el almirante debe partir en 1823. Durante ese siglo, el lugar aparece como destino a visitar por connotados investigadores, como el inglés Charles Darwin o el político, historiador y escritor chileno Benjamín Vicuña Mackenna, o el inversionista Luis Cousiño Squella y su hijo Luis Alberto Cousiño Goyenechea, el que, junto a su esposa, Luisa Sebiré, dan vida a la idea de su padre, desarrollar la Sociedad Ferrocarril, Puerto y Balneario de Quintero. Hermoso proyecto que dio origen a múltiples obras de adelanto urbano, portuario y ferroviario, pero que terminó en la quiebra.

En la década de los años veinte del siglo pasado, el Estado de Chile instala una base Aeronaval dando inicio a las comunicaciones aéreas en el país, la que en los años treinta da paso a una base de la Fuerza Aérea, la que ha dado un fuerte impulso a las comunicaciones de nuestro país en su condición de nación tricontinental y actualmente, en especial apoyando a la ciudadanía en los desastres naturales.

Quintero, cumple en la actualidad los siguientes roles: turístico por sus condiciones naturales, inmobiliario tanto en la zona urbana como rural, y portuario, alzándose como el puerto con mayor carga de graneles líquidos. Sus autoridades, encabezadas por el alcalde Mauricio Carrasco Pardo, le han dado un impulso en su desarrollo y modernización hasta ahora nunca antes visto, que permite invitar a los turistas con la seguridad que podrán disfrutar durante todo el año de una ciudad amable y tranquila, con buena gastronomía y múltiples lugares para visitar.